La Jardinería como Actividad Terapéutica

La Jardinería como Actividad Terapéutica

La jardinería como terapia tiene un comprobado campo de utilidad. Desde la antigüedad se conocen los efectos saludables de la práctica de la jardinería; se tienen referencias de que las primeras asociaciones de jardinería terapéutica provienen del antiguo Egipto, donde los médicos recetaban a sus pacientes los paseos por jardines como parte de su tratamiento contra enfermedades mentales y alteraciones emocionales.

En la edad media, los enfermos internados en hospitales mentales se veían obligados a trabajar en los jardines para pagar sus estancias en esas instituciones, logrando mayores índices de recuperación en estos pacientes. Ya para el siglo XVIII se tienen las primeras referencias históricas del uso de la jardinería como actividad terapéutica.

El Doctor Benjamín Rush, considerado como el padre de la psiquiatría en los Estados Unidos, expresó que “excavar la tierra con las manos, tiene un efecto curativo en los enfermos mentales”.

De acuerdo con la Asociación Americana de Terapia Hortícola, las plantas se utilizan en las terapias de los enfermos mentales, porque “se desarrollan y cambian, contestan a los cuidados y no opinan; incentivan la participación y los sentidos y ofrecen esperanzas”.

En Barcelona, desde 1986, el ayuntamiento ha puesto en marcha el programa de huertos urbanos para destinar su cuidado a los enfermos neurológicos, los pacientes con alguna discapacidad y los adultos mayores de 65 años, lo que supone la utilización de la jardinería como terapia

De acuerdo con la Asociación Americana de Terapia Hortícola, las plantas se utilizan en las terapias de los enfermos mentales, porque “se desarrollan y cambian, contestan a los cuidados y no opinan; incentivan la participación y los sentidos y ofrecen esperanzas”.

Beneficios de la jardinería terapéutica

El Doctor británico James Cavanagh, quien es uno de los mayores defensores de las llamadas “recetas verdes”, prefiere recomendar el uso de actividades terapéuticas en el cuidado y cultivo de las plantas que el recetario tradicional de fármacos. Este doctor londinense Cavanagh refiere que la jardinería terapéutica previene la demencia y ayuda considerablemente a reducir los niveles de estrés, además que tienen un efecto inmediato en lo que a disminuir la depresión se refiere e inclusive ayuda a controlar la presión arterial y el exceso de peso corporal. Dentro de los beneficios específicos de la jardinería como terapia, podemos encontrar:
N

Físicos, relacionados al incremento en el alcance de movimientos y la recuperación de habilidades motoras. Ayuda a tonificar la musculatura, a mejorar el equilibrio, incide en la recuperación de la masa muscular y el empleo de la fuerza, además de intervenir directamente en la coordinación mental-muscular por su exigencia de motricidad fina.

N

Mental, aumenta la auto-estima, promueve la independencia de la persona, pone a prueba las habilidades de observación, impulsa la creatividad y reduce considerablemente el estrés, las molestias o enfados innecesarios, a la vez que proporciona una vía de escape a las emociones fuertes y tiene una incidencia directa en la paz interior.

N

Social, da la oportunidad de mejorar la cooperación con los demás, de interactuar con otros y con su entorno y promueve la habilidad del trabajo en equipo.

La jardinería terapéutica y sus efectos sobre la salud

Son varias las instituciones de atención médica que utilizan la jardinería como tratamiento complementario en programas diseñados para mejorar el estado físico y mental de pacientes de cualquier edad. Estos procedimientos médicos suplementarios están respaldados por diversos estudios que avalan que el trabajo con plantas aporta cuantiosos beneficios para la salud y contribuye fundamentalmente al bienestar y la recuperación física de los pacientes.

Los diferentes estudios señalan a la horticultura y jardinería paisajista como alternativas terapéutica eficaces para incidir en la mejoría de pacientes con enfermedades mentales y que presenten problemas de adaptación psicosociales. Varios investigadores ratifican los efectos curativos y beneficiosos que concretamente sobre los enfermos de esquizofrenia tiene el trabajo con las plantas.

Se han realizado diversos estudios donde se señalan el alcance que tiene la jardinoterapia en la recuperación de pacientes depresivos, confirmado en estudiantes, mujeres maltratadas y ancianos todos con similares resultados positivos.

Finalmente se han realizado una serie de hallazgos sobre los sentidos, llegando a la conclusión que la exposición a ambientes naturales y como consecuencia a las plantas, tiene un efecto directo en la restauración de la capacidad cerebral, optimiza la memoria, promueve la concentración, mejora la capacidad cognitiva y la perceptiva y ayuda eficazmente a la conciliación del sueño y, por ende, al descanso mental y físico.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE
Elementos decorativos para jardín

Elementos decorativos para jardín

Los elementos decorativos para jardín hacen una gran función. Y es que el mejor espacio en el que puedes darle un descanso a tu mente y a tu cuerpo de las responsabilidades diarias, es sin duda tu jardín.

Allí siempre encontrarás esa magia que aporta la tranquilidad. No importa si tienes un espacio grande, mediano o un lugar pequeño destinado al cuidado de tus plantas.

Siempre es factible que lo puedas diseñar y acomodar a tu gusto, dándole tu toque personal.

Solo debes ponerle algo de esfuerzo y empeño por adaptarlo a la naturaleza de tu personalidad, usando elementos decorativos para jardín, que estén al alcance de tu presupuesto y que sean innovadores y sobre todo modernos.

Los elementos decorativos que no pueden faltar en tu jardín

Es posible que todo empiece por discernir cuáles son tus restricciones de espacio. Aunque, déjame decirte que un pequeño jardín, se puede adaptar a tu apartamento, a una esquina de tu casa e incluso a un corto espacio en tu oficina.

Solo son necesarias algunas reglas básicas para su mantenimiento y conservación y podrás disfrutar de todo el bienestar físico y mental que te provee su cuidado.

Independientemente de si decides probar con un jardín rústico, de plantas tropicales, jardín con flores, uno tipo oriental o de plantas aromáticas, seguro lograrás preparar el espacio más acogedor de tu hogar.

Para ello necesitarás de ciertos elementos que enriquecerán su entorno.

Las pérgolas

Son estructuralmente sencillas. Tienen como característica principal que no chocan con el ambiente diseñado inicialmente.

Suelen proporcionarte gran ayuda para las divisiones de espacios en diversas zonas descubiertas. Son especiales a la hora de obtener sombra para plantas, sillas, mesas y otros objetos que requieran resguardarse de los rayos del sol.

Admiten, a nivel estético, emplear para su atrezzo por ejemplo las plantas llamadas trepadoras o enredaderas (en sus pilares, soportes o patas), incluso podrías contemplar el uso de una pérgola de madera con un techo de vegetación.

También se usan para encauzar el crecimiento de plantas como la parra, quedando realmente atractivo el que sus racimos de uvas queden colgando a través del tejadillo. De esta forma las flores, plantas y frutas también forman parte de los elementos decorativos para jardín.

Aquí el tamaño de la estructura dependerá del espacio disponible, habiendo opciones pequeñas o del tamaño de una sola maceta.

Las fuentes

Tienen doble utilidad. Por un lado la puramente ornamental, pues por su diseño pueden ser consideradas hasta obras de arte. Pero además tienen un efecto relajante de todo el ambiente, lo que redunda en un beneficio terapéutico para quienes disfrutan de su sonido.

Dan una inigualable sensación natural, pero debemos asegurarnos que estén hechas con materiales duraderos e incluso anticorrosivos como el acero, que es un componente resistente a los agentes naturales presentes en los exteriores, del cual disponemos y tenemos experiencia en su utilización.

Y, según el estilo escogido, también la piedra artificial admite múltiples opciones y ofrece una gran durabilidad y belleza.

Para las fuentes disponemos de modelos sencillos, pero también con elementos modernos incorporados: cascadas, esculturas o luces entre otros. Algunas acompañan estanques en los que podrás incorporar peces de colores o plantas acuáticas.

Este tipo de elemento para jardín es tan versátil que verás que hay fuentes de escasos centímetros, por lo que no tendrás problema de espacio si quieres disfrutar de una.

En cualquier jardín, no importa de qué tipo o estilo, el césped y las plantas son piezas fundamentales, por tanto las macetas son piezas inseparables y aliadas a la hora de decorar y diseñar el paisajismo de tu vergel.

Las macetas

En cualquier jardín, no importa de qué tipo o estilo, el césped y las plantas son piezas fundamentales, por tanto las macetas son piezas inseparables y aliadas a la hora de decorar y diseñar el paisajismo de tu vergel. Te invitamos también a que explores el tema de los envases reciclados para convertirlos en macetas.

Tienes la posibilidad de pintarlos con colores de tendencias actuales, puedes utilizar botellas, ya sean plásticas o de vidrio. Después, tus macetas multicolores, en contraste con los verdes de tus plantas y la diversidad pictórica de las flores, convertirán tu jardín en un verdadero edén.

Otros elementos decorativos para jardín

N

Casa para pájaros

N

Caminos decorados de piedra u otro material

N

Estanques de agua con o sin peces

N

Parrilla para barbacoas

N

Luces para jardín

N

Velas y candiles para jardines

N

Muebles viejos u otros elementos usados como macetas

N

Bicicleta maceta para uso decorativo de tu jardín

N

Macetas de pared como jardín colgante

N

Jaula con flores

N

Árboles

N

Casa del árbol

Déjate llevar y crea tu pequeño paraíso a tu gusto para disfrutarlo siempre que quieras.

¿Necesitas asesoramiento con los elementos decorativos de tu jardín? En Vivero el Achabuelo puedo ayudarte, si tienes alguna consulta no dudes en contactarnos.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Cómo diseñar un jardín

Cómo diseñar un jardín

Claves a tener en cuenta a la hora de diseñar un jardín

El paisajismo es una parte extraordinaria de nuestra profesión. Una rama que aúna pasión, teoría, experiencia y toneladas de creatividad. Y el resultado es un ambiente especial, hermoso y básicamente perfecto.

Cada elemento del conjunto tiene una finalidad y un lugar específico. El clima, las construcciones sin las hay, la flora y todos los seres vivos e inertes tienen una función dentro del todo.

Y es que diseñar un jardín no es algo que pueda hacerse de forma rápida ni a la ligera. Especies, clima y terreno son la materia prima, pero nunca hay dos parajes iguales. Y desde el punto de vista profesional nada se deja al azar.

Es curioso que, cuando un trabajo está termina, todos pueden apreciar su belleza. Sin embargo, nadie sabría decir cuál es el elemento principal, el indispensable o el destacado. Todo el conjunto resulta indivisible.

Eso es lo que hace que el trabajo de un paisajista sea tan especial y único. No obstante, vamos a hablar de los pasos lógicos a la hora de diseñar un jardín con éxito ¿quieres conocerlos?

Muchas veces se usan zonas distribuidas de forma simétrica, para tener la misma visión desde ambos extremos. Así como del centro hacia los lados. Aunque también son atractivos los pequeños descubrimientos.

Vamos a ver cómo diseñan un jardín los expertos en paisajismo

Aquí la clave va a ser el espacio con el que contamos, ya que siempre hay que ceñirse a las dimensiones reales. Pero también al lugar por el que se accede al jardín o el estilo deseado, por el ejemplo un jardín japonés.

Muchas veces se usan zonas distribuidas de forma simétrica, para tener la misma visión desde ambos extremos. Así como del centro hacia los lados. Aunque también son atractivos los pequeños descubrimientos.

Es decir, no dejar todo a la vista y permitan que unas y otras zonas surjan según vamos avanzando ¡algo mágico y precioso! Claro que, antes de escoger los primeros árboles, hay que contemplar otras variables.

Por ejemplo, la orientación, el tipo de vegetación compatible, si los árboles pierden o no sus hojas en invierno o su capacidad de crecimiento. Y todo esto pasa por programar varios dibujos o bocetos del resultado.

Por otro lado, antes de llevarlo a la prácticamente, es importante comprobar su viabilidad. Estudiar la complejidad y características de cada elemento, así como su compatibilidad con el resto.

Por ejemplo, imagina que plantas césped en una zona en la que hay pinos. Las raíces de estos árboles penetran varios metros en el manto para alimentarse y buscar agua. Sin embargo, el césped debe ser regado.

Por eso ambas especies ¿qué crees que les pasaría a las raíces de los pinos si les ofreces abundante agua en la superficie?

Al regar el césped constantemente la raíces de los pinos no tendrían necesidad de penetrar tan profundo. Por lo que los árboles quedarían poco anclados, frágiles y a merced de los elementos.

Ya tenemos claro el estilo, la parte técnica y un boceto previo ¿qué más?

Lo siguiente sería hacer las mediciones y separar las zonas en las que se vaya a trabajar. Podríamos incluir un cenador, un estanque, alguna parte con gravilla o vegetación. Pero todo debe ajustarse a unas medidas.

Dichas medidas nos darán cubitajes para poder planificar la cantidad de cada material que tendremos que emplear; ya se trate de grabilla, tierra, arena o agua.

Una vez todo previsto y distribuido añadiremos los árboles. Siempre se colocan al principio para darles tiempo a enraizar. Además, al final se les hará una poda y los tratamientos necesarios. Pero paciencia.

Mientras tanto se llevan a cabo el resto de tareas, menos románticas por cierto; como cavar, impermeabilizar las zonas húmedas o montar estructuras, dado el caso.

Si tú quieres también que paisajistas profesionales monten tu propio jardín del Edén llámanos. Haremos para ti el lugar con el que soñarás todos los días. CONTACTAR

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

Pin It on Pinterest